Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

El pie, ese gran olvidado

La activación muscular puede mejorar la mecánica del pie para prevenir y rehabilitar lesiones.

28 Septiembre 2011

Este artículo pretende entender cómo funciona la mecánica del pie mostrando algunas de las acciones que cometemos y que hacen que nos olvidemos del principal amortiguador e impulsor de nuestro sistema motor.

Nuestro pie es una de las partes más importantes a la hora de desplazarnos ya que a través de él entran las fuerzas reactivas que genera el suelo en nuestro organismo. Todas las articulaciones del retropié, tarso, metatarso y falanges se disponen de la mejor forma para que cuando PRONEMOS se produzca un aplastamiento del arco plantar, y cuando SUPINEMOS se produzca lo contrario; un incremento del arco. Entendiendo esto podemos ver que muchos de los calzados y plantillas que utilizamos crean desajustes y debilidades en el sistema que pueden derivar en molestias, lesiones…

Nuestro cerebro en un gran ejecutor (el mejor conocido), en función a la información que recibe, es decir, si tenemos muchísima capacidad de recibir información, él la procesa y toma la mejor decisión posible para lograr la acción que busca. El problema viene cuando perdemos capacidad de recibir información, por múltiples causas perdemos capacidad de informar al Córtex y entonces las decisiones que ejecuta son no adecuadas, aunque visto de otra forma “es la mejor decisión que puede tomar dadas las circunstancias”.

Si suplimos esta falta de información de entrada con “estabilidad” externa o artificial, conseguimos tapar dichos fallos, pero éstos siguen estando, y aunque pensemos que el problema está solucionado, nada más que hemos puesto un parche a la falta de funcionalidad.

Una analogía de esto sería poner a un bebé que no anda por sí mismo en un TACATÁ para que ande. Conseguimos que ande, por supuesto, pero ¿qué ocurre cuando se lo quitamos...?

Mi experiencia tratando a deportistas que tienen calzados con mucha estabilidad externa, y plantillas es que tienen limitados muchos de los ejes del tarso y de la metatarso-falángica, perdiendo rendimiento y generándole exceso de tensión en otros niveles, como “isquios acortados, bloqueos vertebrales, etc.), además de pérdida de la capacidad de impulso y amortiguación del sistema. Gracias a la MUSCLE ACTIVATION TECHNIQUES (MAT) es posible mejorar la capacidad de información de nuestros músculos, haciendo que nuestro Córtex tome mejores decisiones.

En definitiva, debemos intentar respetar la función del pie, entender su mecánica y mejorar su capacidad de información al sistema, no generar estaticidad que bloquee ejes, y evolucionar desde la infancia a calzados libres de movimiento, lo cual generará más capacidad de impulso y amortiguación, y con ello minimizar muchas de las lesiones derivadas por la falta de capacidad funcional de nuestro PIE.

*Para ver artículo completo descargar PDF
Para más información pincha en el archivo adjunto:

Productos más vendidos en nuestra tienda

   

NOTICIAS RELACIONADAS El pie, ese gran olvidado

Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales