Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

Un deporte para cada dolor

El senderismo es bueno para la memoria, la natación para la ansiedad... Existe un deporte indicado para cada dolencia.

12 Septiembre 2015

Según la OMS la inactividad física está en el origen de más de medio millón de muertes prematuras al año en Europa. El sedentarismo hace que nuestros huesos se vuelvan más frágiles, que el retorno venoso se haga más lento, el corazón se debilite, y aumente la hipertensión y el colesterol entre otros.

Un estudio publicado en la revista Nature demostraba que realizar ejercicio y ‘mover’ nuestro corazón garantiza la salud óptima de nuestros órganos vitales y estimula el funcionamiento y renovación continua de nuestro corazón.

Sin embargo, el 54% de los españoles nunca o pocas veces practica deporte, mientras que el 44% no lo hace nunca. El Dr. Antonio Giner afirma que el ejercicio físico es directamente proporcional al estado de salud, bienestar físico, psíquico y social. Dependiendo de la patología que nos afecte existe un deporte indicado para nosotros.

La actividad física regular reduce el estrés y la ansiedad, además de ser un antidepresivo real. La regularidad y constancia son claves, hacer ejercicio mejora nuestro estado de ánimo mejorando nuestra autoestima además de aportarnos fortaleza y seguridad. “El deporte aumenta los niveles de serotonina y noradrenalina, disminuyendo la ansiedad y mejorando la respuesta de nuestro organismo ante situaciones de estrés”.

Adiós al estrés


Es recomendable combinar una base de trabajo aeróbico con trabajo anaeróbico con ejercicios respiratorios y de relajación. La natación une todos estos requisitos y genera unos excelentes resultados.

Contraer los músculos de manera intensiva reduce hasta en un 60% los síntomas de ansiedad generalizada y el agua genera un estado de ingravidez que facilita la relajación. Si además incorporamos un día de deporte en grupo mejoraremos nuestras relaciones sociales.

Pero evita plantearte retos muy exigentes a corto plazo para evitar que tu nivel de ansiedad aumente.

Reduce la diabetes


40 minutos diarios de ejercicio físico reduce a la mitad el riesgo de aparición de diabetes tipo 2. Los músculos queman el azúcar que circula en nuestra sangre para encontrar la energía necesaria. Al caminar prevenimos la diabetes además de tratarla, ya que evitamos los picos de glucemia y la producción excesiva de insulina.

Mantén tu cerebro joven


El flujo sanguíneo en el cerebro aumenta un 25% cuando estamos en movimiento debido a que las células grises trabajan a pleno rendimiento y envejecen menos rápido. A las seis semanas de ejercicio las funciones cognitivas como la memoria, la creatividad o la concentración mejoran.

El senderismo es beneficioso para la memoria, los deportes de puntería agudizan nuestra atención y el tai chi mejora las conexiones neuronales, especialmente en personas mayores.

El trabajo anaeróbico mejora los niveles de glucemia en sangre, pero hay que evitar los deportes que pueden ser considerados de riesgo o que se practican en solitarios y alejados de los núcleos de población. Recuerda tener siempre a mano glucosa o azúcar para prevenir la hipoglucemia.

Protege tu corazón


Al realizar ejercicio los vasos sanguíneos se dilatan para permitir una oxigenación correcta y mejorar la eficacia de nuestros músculos. Al cabo de los meses la presión arterial y la frecuencia cardíaca mejoran, baja el colesterol LDL y sube el colesterol HDL (colesterol bueno).

Por tanto, la actividad física reduce el riesgo de infartos y problemas vasculares. Según un estudio publicado en British Medical Journal el ejercicio es igual de eficaz que los medicamentos para prevenir las crisis cardíacas en caso de exceso de colesterol, hipertensión, etc.

  


El Zumba además de estar de moda te ayudará a moverte de forma divertida, si este deporte no es lo tuyo puedes elegir cualquier otra actividad aeróbica como el running, bicicleta, natación, etc. Y realizarla cuatro o cinco días a la semana.

Sin embargo, no olvides el sentido común y vigila la intensidad, aumentándola de forma gradual.

Reduce los dolores articulares


La artrosis degenerativsa y otras enfermedades reumáticas obligan a limitar ciertas actividades físicas y potenciar otras que pueden ayudar a mejorar la progresión de la enfermedad y la calidad de vida. Actividades físicas en descarga como el aguagym, aquastep, aquabike o los paseos en la orilla de la playa reduce el impacto de nuestras articulaciones y la sensación de dolor.

Ejercicios aeróbicos como los mencionados anteriormente nos ayudara a no ganar peso, recomendable en el caso de padecer estas enfermedades; pero se deben evitar otros como el running ya que este deporte aumenta el impacto en nuestras articulaciones.

Fortalece tus huesos


El aporte necesario de calcio y vitamina D y la práctica regular de ejercicio evitan la degradación progresiva de la densidad ósea. El deporte desarrolla los músculos y crea más masa ósea. Disminuye en un 50% el riesgo de sufrir una fractura de cadera, siendo un gran aliado contra la osteoporosis.

El aerobic y el step obligan a los huesos a sostener el peso del cuerpo en condiciones de impacto. Mientras que deportes como el tenis fortalecen los huesos de los brazos y la espalda. Se deben evitar los deportes que impliquen un riesgo de fractura por golpe o caída.

Redacción Tulesión.com

Fuente:
Mujer Hoy
Diario Vasco
Dime dónde te duele y te diré cuál es tu deporte
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales