Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

Stop quejas

Quejarnos nos llena de negatividad, ¿te gusta escuchar las quejas de los demás?
Seguramente a ellos tampoco les gusten las tuyas

1 Agosto 2014

Nos quejamos por el calor, por el frío, por el cansancio, por el trabajo, por el tráfico, por algo que no nos gusta… Sí, nos gusta quejarnos, pero si quieres atraer el éxito es necesario que dejes de quejarte.

Si no te gusta escuchar las quejas de los demás, lo más seguro es que a ellos les pase lo mismo con las tuyas. Por eso, las personas que se quejan, resultan poco atractivas. Si quieres comprobarlo haz lo siguiente: la próxima vez que alguien se acerque a ti para quejarse de algo, míralo con atención, ¿te parece atractivo?

Las quejas mutuas, suelen ser, a su manera, satisfactorias, sin embargo nada productivas. Consume nuestra energía, y lo que no nos gusta, sigue estando ahí.

El hecho de quejarnos hace que veamos el mundo de una manera pesimista y que estemos llenos de negatividad, en muchas ocasiones descargamos nuestras quejas en algo o en alguien, culpándolos a ellos y librándonos de la responsabilidad.

La solución es simple y el cambio, enorme. Si algo no te gusta cámbialo o pídele a alguien que lo haga.
Por ejemplo:
“Puff….Hace demasiado calor en este despacho”

Transfórmalo en petición:
“¿ Podemos poner en marcha el aire acondicionado”

La otra persona puede:
* Aceptarla: “Sí” y termina el calor; y con él nuestro motivo de queja.
* Rechazar la petición: “No”. Lo que te obligará a buscar otra alternativa.
* Hacer una contraoferta: “De acuerdo, pero en cuanto se refresqué el despacho, lo apagamos, que me afecta tener el aire puesto todo el día “

La próxima vez que quieras quejarte, piensa en lo que realmente quieres. Puedes pedirle ayuda a tus amigos o familia, que cuando comiences a quejarte, te pregunten:
"¿Qué es lo quieres?"

Puede que tú mismo seas quejica, o que tengas algún amigo que lo es. Eso no significa que tengas que romper tu amistad con él, tan sólo plantéale tu nueva forma de tomarte la vida.
Así que anímate y con la práctica lograrás una vida sin quejas, y lo más importante, una vida saludable.
Una vida sin quejas

Productos más vendidos en nuestra tienda

 
31,00€
  
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales