Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

Somos lo que comemos

Nuestra alimentación afecta a nuestra cara más de lo que imaginamos

16 Noviembre 2015

Que una correcta alimentación es muy importante para nuestro organismo lo sabemos todos, y que lo que comemos pasa factura a nuestro cuerpo también pero, ¿sabías que nuestro rostro también refleja nuestra alimentación?

A menudo cuando tenemos la cara hinchada, con arrugas y con un tono poco saludable culpamos al estrés; sin embargo, no es el único culpable ya que lo que comemos (sobre todo si es en exceso) nos pasa factura y acaba saltando a la vista.

Por eso te explicamos cuáles son los alimentos que pueden dejar rastro en tu rostro:

Repostería casera en exceso


No tomar azúcar en el café, infusiones o cacao de la mañana no quiere decir que este elemento no se encuentre en nuestra alimentación y en consecuencia en nuestro organismo. Es sabido que los hidratos de carbono de alto índice glucémico como los presentes en los siropes, harinas de trigo y bollerías industriales provocan picos de glucosa en sangre. Los bizcochos y tartas caseras también incluyen grandes cantidades de azúcar que provocan el mismo efecto que los alimentos mencionados anteriormente y cuya consecuencia es el endurecimiento de la piel, y posteriormente la aparición de arrugas.

Por tanto, si no queremos renunciar a los dulces debemos comer más fibra para que así nuestro cuerpo absorba menos azúcar, además de sustituir los azucares procesados por la fruta que contiene azucares de bajo índice glucémico.

Edulcorantes en exceso


Según Josefina Royo de la Torre, subdirectora del Instituto Médico Láser los edulcorantes artificiales como el aspartamo o la sacarina provocan rojez facial, picazón, inflamación de los párpados e incluso hinchazón general de la cara; además de congestión nasal, nariz taponada y enrojecida.
Sal en exceso
Cuando consumimos más de 5 gramos de sal al día nuestro organismo es incapaz de eliminarla a través del sudor y la orina. Si la sal circulase sin control por nuestro organismo terminaría acidificando la sangre, por ello el organismo utiliza las reservas de agua y las almacena en órganos y tejidos que terminan provocando hinchazón en partes habituales como piernas y tobillos o algunas zonas de nuestro rostro.

En ocasiones esta hinchazón se produce en los parpados además de sequedad en los ojos y la piel, que se convierte en las temidas arrugas.

Carnes rojas en exceso


La mala alimentación de los animales y su vida en las granjas provocan un mayor porcentaje de grasa saturada que posteriormente nosotros ingerimos al comer carne, esto puede repercutir en desequilibrios hormonales que favorecen la aparición de acné e inflamación de la piel. Además, la carnitina de las carnes roja provoca un endurecimiento de los vasos sanguíneos que a su vez hace que la sangre llegue peor a la piel y las células no se regeneren bien.

   


Lácteos en exceso


Un consumo excesivo de leche puede generar un exceso de estrógenos con su consecuente repercusión negativa en nuestra piel.

Pescados


En este caso una dieta con una alta presencia de pescado aporta una gran cantidad de proteínas buenas que ayudan a que la piel esté más jugosa gracias a que estas proteínas ayudan a la síntesis del colágeno.

Fritos y preparados industriales


A poca gente le sorprenderá que estos alimentos sean perjudiciales para nuestra salud; además de ser una bomba calórica, las grasas saturadas y el aceite de palma debilitan el metabolismo y causan problemas circulatorios. Por eso aunque sean apetecibles y fáciles de tomar debemos alejarnos de ellos porque provocan una mala circulación de la sangre, piel mal oxigenada y mala cara.

Picantes en exceso


Los picantes rompen los pequeños capilares que provoca el enrojecimiento de la piel.

Alcohol en exceso


Una copa de vino al día es positiva para nuestra salud y nuestro corazón mientras que la cerveza tiene efectos antioxidantes. Sin embargo un consumo de alcohol excesivo agota la vitamina A, encargada de la producción de colágeno y elastina y de la regeneración del cabello, la piel y las uñas. La doctora Electa

Navarrete apunta que a la larga se pierde flexibilidad, luminosidad, hidratación y espesor de la piel; una piel más fina hace que los capilares sean más visibles y que muchos de ellos se rompan y enrojezcan nuestra piel.

Embutidos


Su alto contenido en grasa favorece la aparición del acné y la dilatación de los poros además de rasgos propios de la obesidad como la rubicundez, cara de luna llena o doble mentón.

Beber poca agua


Una correcta hidratación es fundamental para tener una piel luminosa, tersa y lógicamente bien hidratada, consiguiendo evitar así arrugas.

Redacción Tulesión.com

Fuente:
SModa
Alimentos que debes evitar
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales