Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

La capacidad humana para correr: la clave del sudor

La clave del sudor en la resistencia física humana: podemos llegar a transpirar de 6 a 15 litros diarios

23 Julio 2015

La capacidad humana para correr: la clave del sudor

La tribu San del desierto del Kalahari (en el sur de África) utiliza la caza por persistencia, como hacían nuestros antepasados cuando las armas todavía no existía. Un grupo de cazadores persigue a su presa sin descanso hasta que finalmente cae fulminada en estado de shock porque se ha disparado su temperatura orgánica. La resistencia de los humanos es mayor, podemos portar agua para refrescarnos y además contamos con un eficaz sistema de refrigeración natural: el sudor.

La mayoría de los animales necesitan jadear para regular la temperatura interna, mientra que los humanos –como algunas otras especies- irradiamos para equilibrar la producción y la pérdida de calor. Pero a medida que la diferencia entre la temperatura anatómica y ambiental es menor, se tiende a transpirar. El líquido se queda en la superficie de la piel y poco a poco se evapora. “En este proceso se pierde muchísimo calor, porque para convertir en gas un solo gramo de agua se necesitan cinco veces más de calorías que para elevar su temperatura de cero a cien grados”, apunta Juan Ignacio Pérez, catedrático en Fisiología y titular de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco (UPV).

“El rasgo que nos hace a los seres humanos tan diferentes es que hemos perdido el grueso pelaje. Gracias a eso, la pérdida de calor por evaporación es muy, muy eficiente y nos permite aguantar muchísimos kilómetros cuando hace calor”, añade Pérez. De hecho, se calcula que sin sudoración no podríamos andar más de veinte minutos a plena luz solar y con un cuerpo peludo como el de nuestros antepasados no aguantaríamos ni diez minutos, porque “nos subiría la temperatura y sufriríamos un problema de hipertermia”.

No todos sudamos de la misma manera. Se calcula que los humanos podemos pasar de secretar 0,3-0,5 litros a 6-15 litros al día. Nada tiene que ver el ímpetu o el esfuerzo de cada cual a la hora de ejercitarse. “Un mayor porcentaje de grasa o una abundancia de vello corporal se asocian con una mayor transpiración, ya que estas características dificultan la pérdida de calor por otros mecanismos”, enumera Jon Irazusta, doctor en Fisiología, que también incluye “factores nerviosos, hormonales y del número de glándulas sudoríparas” entre los diferenciales individuales.

Cada cuerpo está habituado a su propia sudoración. El aumento o la disminución pueden suponer un problema. Muchos deportistas –como Miguel Indurain en el Tour de Francia de 1996- han justificado un bajo rendimiento puntual por una alteración de la transpiración. Un exceso puede provocar una deshidratación y una falta conllevaría un calentamiento del organismo que dispararía la fatiga.
¿Cuánto es capaz de sudar el cuerpo humano?

Productos más vendidos en nuestra tienda

   

NOTICIAS RELACIONADAS La capacidad humana para correr: la clave del sudor

Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales