Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

La capacidad humana para correr: cuerpo adaptado

Tenemos un cuerpo para echar a correr con adaptaciones que nos permiten rendir con éxito en largas distancia

17 Abril 2013

El ser humano ha desarrollado un cuerpo totalmente adaptado a la carrera.

Tenemos un cuerpo para echar a correr con adaptaciones que nos permiten rendir con éxito en largas distancia. Los tendones “actúan como muelles” y nos permiten ahorrar una cantidad importante de energía, ya que almacenan fuerza en la fase de apoyo y la liberan en el balanceo. La planta del pie también cuenta con elementos elásticos que recuperan hasta un 17% del impulso generado en cada zancada. El glúteo mayor y los músculos extensores espinales, por ejemplo, se contraen de manera intensa durante la marcha para estabilizar el tronco.

Pese a esa adaptación evolutiva para correr no todos estamos igual de capacitados. La musculatura esquelética tiene una gran importancia. Mientras la media de los humanos contamos con un 50% de fibras no fatigables (de contracción lenta y resistentes al ejercicio), los corredores suelen tener hasta un 70% o más. Un tipo de tejido que sería consecuencia de una mutación relativamente reciente, que proporcionó a los cazadores de la sabana una musculatura conveniente para las persecuciones maratonianas.

Jon Irazusta, doctor en Fisiología, expone que el “combustible esencial” para mover toda esa ‘maquinaria’ es el glucógeno muscular y el gran reto es intentar que el gasto de esa energía se retrase lo máximo posible. Y es que, en ese momento, el cuerpo empieza a utilizar la glucosa de la sangre y el hígado, pero si el corredor no se ha alimentado de forma correcta: se consume, no llega al cerebro y sucede el desfallecimiento popularmente conocido como pájara. El reto es aumentar las reservas de glucógeno muscular y hepático. Pero, ¿cómo se logra eso? “Aparte de la capacidad innata de cada uno, se consigue mediante la combinación de dieta y entrenamiento”, argumenta.

Hay productos que nos ayudan a ser todavía más eficientes en carrera:
 
El cuerpo humano se ha adaptado a correr a lo largo de su evolución
El cuerpo humano se ha adaptado a correr a lo largo de su evolución
 

NOTICIAS RELACIONADAS La capacidad humana para correr: cuerpo adaptado

Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales