Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

El aporte adicional de oxígeno durante el esfuerzo

“Cuando haces un esfuerzo o una jugada de velocidad cuesta muchísimo recuperar el aliento”

30 Abril 2013

¿Realmente funciona el aporte de oxígeno cuando se realiza deporte en altura?

La fotografía del futbolista argentino Angel Di María tras una mascarilla de oxígeno durante el encuentro que enfrentó a su selección frente a la de Bolivia hace ahora un mes daba la vuelta al mundo apareciendo en buena parte de los medios de comunicación.

El encuentro, clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014, se disputó en el Estadio Hernando Siles, en la ciudad de La Paz, sobre las laderas de la cordillera de Los Andes, a 3.600 metros de altitud sobre el nivel del mar. Además del jugador madridista, varios jugadores argentinos recibieron pequeñas dosis de oxígeno durante el encuentro. Uno de ellos fue Leonel Messi, quien aprovechó la celebración del gol del empate argentino para acudir al banquillo a recibir aire artificial. Además, en varias ocasiones se vio al jugador del FC Barcelona inclinado hacia adelante, con las manos en las rodillas, para captar más fácilmente el oxígeno. Messi explicó las dificultades que encontró para desarrollar su juego: “Cuando haces un esfuerzo o una jugada de velocidad cuesta muchísimo recuperar”.

A diferencia de otros compañeros, el astro argentino no padeció el comúnmente denominado “mal de altura”. Mareos y dolor de cabeza son los principales trastornos que experimentan quienes realizan actividades físicas en altitudes superiores a los 2000 metros. A unos afecta más que a otros, dependiendo de su capacidad para adaptarse a la menor concentración de oxígeno que existe en dichos entornos.

Es conocido que las personas que viven a este tipo de altitudes tienen en general mayor número de glóbulos rojos y mayor resistencia al ejercicio que aquéllos que lo hacen al nivel del mar. Por esta razón algunos deportistas, sobre todo atletas o ciclistas, realizan temporadas de su entrenamiento en altitud. A grandes rasgos, al entrenar en una atmósfera con menos presencia de oxígeno, el organismo aumenta su producción de glóbulos rojos para satisfacer las necesidades de oxígeno de los músculos durante el ejercicio. Este incremento en el número de hematíes ayudaría a un mejor rendimiento cuando se vuelve a nivel del mar para el desarrollo de la competición de que se trate.

Sin embargo, las crónicas apuntan que Di Maria realizó un gran encuentro, con un gran derroche de facultades físicas. ¿Tuvo que ver en su actuación el aporte de oxígeno recibido? ¿Ayuda el oxígeno a la recuperación tras un esfuerzo intenso?.

De momento no existen demasiadas evidencias científicas, pero las pruebas realizadas nos indican que el efecto que el oxígeno proporcionado al futbolista argentino del Real Madrid debió resultar más bien escaso. Dejando a un lado los factores psicológicos (por otro lado nada desdeñables), el suministro de oxígeno para ayudar a la recuperación entre dos esfuerzos de carrera no ha probado ser de utilidad. Los estudios indican asimismo que la inhalación de oxígeno enriquecido antes del ejercicio tiene también poco valor práctico. Bastan unas pocas respiraciones durante la actividad para que el efecto de la inhalación de oxígeno se pierda por completo.

Sin embargo, la administración de oxígeno durante la práctica deportiva esencialmente aeróbica, que se prolonga durante varios minutos, sí supone un aumento en el rendimiento. La mejora de la capacidad de resistencia, así como el descenso en la frecuencia cardíaca y el ritmo respiratorio son beneficios probados que se derivan de esta práctica. Esto se traduce en una sensación de que el esfuerzo resulta más fácil, hecho que acentúa aún más los beneficios objetivos, pues los factores psicológicos entran aquí en juego. ¿Cuál es entonces el inconveniente para su utilización extensiva y a todos los niveles?. La respuesta la tenemos en la dificultad para poder proporcionar el oxígeno durante el desarrollo de la práctica deportiva.

Aunque el procedimiento se ha vuelto más fácil de un tiempo a esta parte, todavía nos hallamos lejos de bombonas o minibotellas de oxígeno que puedan ser llevadas con facilidad o incorporadas a la práctica deportiva de una manera similar a las mochilas que utilizan habitualmente los ciclistas de montaña para beber agua.

¿Tal vez pueda ser el aprovisionamiento de oxígeno durante el deporte una de las tendencias del deporte en un futuro no muy lejano? Es posible, pero por el momento de lo que disponemos es de diferentes complementos nutricionales que nos pueden ayudar a no vaciar nuestras reservas de energía y sales minerales durante el deporte, seguro que te interesan:

 

   
Di Maria recibe oxigeno contra Bolivia
Messi cogiendo aire durante el partido contra Bolivia
 

NOTICIAS RELACIONADAS El aporte adicional de oxígeno durante el esfuerzo

Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales