Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

Cómo preparar un Triatlón II

9 consejos para preparar tu primer Triatlón

5 Octubre 2015

Ante las diferentes opciones, debemos elegir la modalidad de Triatlón que más se adapte a nuestra condición física. En el post anterior hablamos de las distintas disciplinas y de las posibles combinaciones que puedes realizar en tus entrenamientos. Estos son algunos de los consejos de los expertos a la hora de enfrentarte a una prueba de Triatlón:

Empieza a prepararte desde enero


Aunque no hace falta ser un súper hombre ni una súper mujer para terminar un triatlón, si es necesario un tiempo de preparación. Necesitas que tus músculos se acostumbren a la rutina de este deporte, y por ello es recomendable que empieces cuanto antes.

Existen triatlones en numerosas ciudades españolas y en diferentes épocas del año, pero la primavera es una de las épocas en las que más triatlones se celebran, por ello con cuatro o cinco meses de entrenamiento podrás terminar tu primer triatlón sin problemas.

Antes de comenzar con los entrenamientos es recomendable que te hagas un reconocimiento médico y compruebes cuál es tu estado físico.

Márcate un objetivo realista


No te marques objetivos imposibles, márcate objetivos realistas en función de tu estado físico y de la regularidad de tus entrenamientos. Si eres constante y además disfrutas de una buena condición física podrás conseguir un tiempo mejor.

Sin embargo, si te estás preparando para tu primer triatlón lo más importante es que te centres en disfrutar. Comprueba cómo tus músculos y todo tu cuerpo se adapta a este deporte y esfuérzate por terminarlo sin preocuparte por los tiempos.

Cómo entrenar para tu primer triatlón


Cuatro horas de entrenamiento semanales son suficientes para acabar tu primer triatlón, en caso de que necesites más ve aumentando en frecuencia e intensidad de forma progresiva. Los expertos aconsejan dedicar un día en específico a cada modalidad. Con el tiempo habrás ganado en fondo físico y te sentirás mucho mejor durante y tras los entrenamientos.

Entrenamientos específicos


En los entrenamientos en bicicleta, además de coger fondo y acostumbrar a nuestro cuerpo a estar encima de ella debemos cuidar nuestra técnica. Lo ideal sería realizar una hora de rodaje largo y veinte minutos específicos para giros de 180 grados y zigzag.

Respecto a la natación, este suele ser el deporte más difícil a la hora de entrenar. Lo positivo es que podemos nadar las distintas distancias de la manera que nos resulte más cómoda eligiendo nosotros el estilo. Si nuestra técnica no está demasiado definida es recomendable contar con la ayuda de un monitor para que corrija nuestras imperfecciones y evitemos posibles lesiones. Además, también es útil grabar nuestros entrenamientos en vídeo para poder observarnos posteriormente y ser conscientes de los errores técnicos que cometemos mientras nadamos.

No fuerces


Es muy importante la constancia en nuestros entrenamientos, pero también no forzar nuestro cuerpo de forma excesiva. Hay que disfrutar de los entrenamientos e incluir días de descanso que nos permitan recuperar energías.

Combina dos deportes


Tal y cómo te hemos comentamos anteriormente, al principio es recomendable entrenar aproximadamente tres días a la semana y dedicar un día a cada modalidad en específico sin combinar ninguna de ellas. En cambio, conforme se acerque la competición debemos comenzar a combinar al menos dos modalidades. Se suele comenzar combinando ciclismo/carrera y natación/carrera.

Realiza la prueba a tu ritmo


La entrada en el agua suele ser un momento delicado ya que los golpes entre los participantes son habituales debido a que todos intentan colocarse en las posiciones más avanzadas. Si esta es tu primera carrera tomate cada prueba con tranquilidad y reserva tus energías para la carrera a pie. Salvo excepciones, todos los deportistas destacan en una especialidad mientras que su rendimiento baja en otras.

Si no eres buen nadador colócate en la parte posterior y así evitaras posibles golpes que te pueden pasar factura en la recta final de la prueba. Controla la respiración y adáptate al medio, adquiriendo así tu propio ritmo. Mientras que en el ciclismo la fuerza es muy importante, en la natación cuanta más fuerza hagas nadando el avance es menor y el gasto de energía más grande.

Cuidado con las transiciones


Al salir del agua quítate el gorro y las gafas y colócate el casco de forma correcta comprobando que está bien abrochado. Este es un buen momento para hidratarte un poco y disfrutar del apoyo de tu familia.

La segunda transición tiene lugar cuando bajamos de la bicicleta; tenemos que tranquilizarnos, bajarnos de la bicicleta e hidratarnos de nuevo. A menudo los primeros metros están llenos de aficionados e incluso de familiares, sin embargo debemos reservar fuerzas para el final para asegurarnos la llegada a la meta.

No te rindas


Es normal que antes las dificultades te hayas planteado tirar la toalla, pero piensa en todo tu esfuerzo, los entrenamientos que has hecho y la satisfacción que supone haberte superado a ti mismo. Por eso, el consejo de los expertos es que abandones solo cuando no puedas más o cuando exista riesgo de lesión.

Redacción Tulesión.com

Fuente:
Zoom News
Cómo preparar tu primer Triatlón

Productos más vendidos en nuestra tienda

   
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales