Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Noticias, artículos y consejos prácticos para prevenir lesiones

Alimentación en la tercera edad

Los cambios en la tercera edad y la importancia de la alimentación para aumentar la calidad de vida.

13 Febrero 2014

La tercera edad es un periodo de la vida, resultado del proceso natural de envejecimiento. Dicho proceso está caracterizado por un conjunto de cambios en la estructura y función de los órganos y tejidos corporales que se ha ido produciendo a lo largo de los años.

Cambios ligados al envejecimiento que afectan al estado nutricional

:
Cambios que suponen dificultades físicas:
o Estado de la cavidad oral: problemas de masticación, salivación y deglución.
o Deterioro sensorial: gusto, olfato, vista oído.
o Disminución de los jugos gástricos, provocando dificultades digestivas.
o Dificultad en la absorción de nutrientes.
o Estreñimiento.

   


Cambios que suponen dificultades físicas:

o Disminución del metabolismo basal.
o Cambios en la composición corporal, acumulación de grasa.
o Interacciones fármaco-nutrientes.
o Disminución actividad física.
o Soledad, depresión, aislamiento: anorexia.

Cambios que suponen dificultades físicas:

o Pobreza, limitación de recursos.
o Malos hábitos alimentarios: monotonía.
o Baja densidad de nutrientes en la dieta.

Cambios que suponen dificultades físicas:

o Riesgo de ingesta inadecuada de nutrientes como calcio, folatos, vitaminas A y D, magnesio y cinc.

Estos cambios hacen que la dieta deba adaptarse a la nueva condición, modificando el tipo de alimentos para que resulten fáciles de tragar, digerir, absorber y les aporten los nutrientes necesarios.

En la tercera edad se incrementan las posibilidades de sufrir enfermedades como hipertensión o diabetes, patologías estrechamente relacionadas con la alimentación, por lo que una dieta adecuada puede llegar a evitarlas. También el estado de malnutrición está muy presente y debe tenerse en cuenta. La malnutrición es un estado derivado de una dieta incorrecta, desequilibrada o insuficiente.

Hay una serie de signos que pueden avisar de un cuadro de malnutrición, destacan

:
• Falta de apetito.
• Cansancio.
• Pérdida excesiva de peso.
• Anemia (debido al déficit de hierro, vitamina B12, vitamina E y ácido fólico).
• Heridas que tardan en cicatrizar.
• Alteraciones en la vista debidas a la falta de distintos tipos de vitaminas.
• Exceso de tiempo en curar una fractura ósea.
• Mayor facilidad de hemorragias (debido al déficit de la vitamina K).

Las personas mayores suelen tener muy arraigado su estilo de vida y hábitos alimentarios, lo que hace que el cambio pueda ser costoso. Para ello, hay que hacerles comprender los motivos y el beneficio de la nueva pauta de alimentación.

Algunos consejos podrían ser:

• Controlar el peso y estados de malnutrición.
• Preparar comidas sencillas y de fácil preparación.
• Repartir la comida en 5 tomas/día poco abundantes.
• Consumir una dieta muy variada que contenga alimentos de todos los grupos y sin excesos.
• Preparar todos los días dos o más raciones de verduras u hortalizas. Se recomienda que un de las raciones sea en forma de ensalada.
• Consumir diariamente tres o más raciones de fruta y 2 raciones de lácteos.
• Tomar líquidos entre horas.
• Suprimir o moderar el consumo de bebidas alcohólicas.
• Practicar ejercicio físico según sus posibilidades.
• Disfrutar de las comidas apetitosas y agradables.
• Utilizar técnicas culinarias saludables: vapor, hervido, horno, planta o papillote, etc.… Y moderar las frituras, rebozados, estofados y guisos, etc.…

Requerimientos nutricionales


• Valor energético total: a los 70 años reducción de un 20% en varones y de un 15% en mujeres.
• Proteínas: 1 g/Kg. de peso/día. Debe incrementarse en los procesos agudos y en la inmovilidad. Debe representar entre el 15 y el 8% del total energético diario.
• Grasas: no debe superar el 30% de las calorías diarias.
• Hidratos de Carbono: deben representar el 50-55% de la energía diaria.
• Fibra: 25 g/día.
• Calcio: en la mujer ha de llegar a 1,5 g/día.
• Agua: 1,5 a 2 L/día, ambos sexos.

Ejemplo de menú recomendado




Bibliografía
1. Muñoz, Mercedes, Aranceta, Javier, García-Jalón, Isabel. Nutrición Aplicada y Dietoterapia, Editorial EUNSA, 1999.
2. Salas, Jordi, Bonada, Anna, Trallero, Roser, Engracia, M. Nutrición y Dietética Clínica, Editorial MASSON 2002.

Fuente:  Moira
alimentación en la tercera edad
Menú para una dieta equilibrada en la tercera edad
 
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales