Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Lesiones musculares y articulares

¿Sientes de repente un dolor o una molestia? Encuentra información sobre los síntomas y causas de lesiones más comunes. También sabrás cómo prevenir y tratar cada lesión.

Fractura de tibia y peroné

Las roturas de tibia y peroné generalmente se producen por un fuerte impacto o torsión.

¿Qué es la tibia y qué es el peroné?
La tibia es el nombre que recibe el hueso más largo de la pierna. Su extremo superior presenta dos eminencias óseas que se articulan con los cóndilos femorales que encajan conformando la rodilla, mientras que su extremo inferior forma el maléolo interno o prominencia interna del tobillo. La tibia es el único hueso que soporta el peso de la pantorrilla.

El peroné se sitúa de forma paralela a la tibia y es más delgado que ésta. A diferencia de la tibia, el peroné no soporta peso y no toma parte en la articulación de la rodilla.

¿Qué es una fractura de tibia y/o peroné?
Aunque cada uno de estos huesos puede fracturarse por separado, normalmente la rotura es una lesión que se produce de forma conjunta

La mayor parte de las roturas implican a la parte proximal del hueso (parte del hueso próximo a la rodilla) o a la parte distal (parte del hueso cerca del tobillo).

Debido a la fina cobertura de piel que recubre la tibia y el peroné, las fracturas generalmente son abiertas, es decir, el hueso roto rasga la piel, atravesándola.

¿Cuáles son las causas de la fractura de tibia y peroné?
La causa principal por la cual una persona puede sufrir una rotura de tibia y peroné es debido a un impacto o fuerza directa en la pierna. Puede ser debido por un fuerte choque o por torsión, cuando el hueso soporta mucha carga. Es una de las lesiones más sufridas por futbolistas y pilotos de motociclismo.
   

¿Cuáles son los síntomas de la fracturas de tibia y peroné?
Los síntomas más comunes en las roturas de tibia y peroné son:

- Dolor agudo.

- Incapacidad para caminar, soportar peso o mover la pierna.

- Posible deformidad en el lugar de la rotura, hinchazón, hemorragia interna y exceso de sensibilidad en la zona, en caso de que la rotura sea cerrada.

- Desgarro cutáneo en el lugar de la fractura, en caso de que la fractura sea abierta.

- Pérdida de sensibilidad en la pierna y el pie debido a la afectación nerviosa.

Tratamiento de la fractura de tibia y peroné
Los fragmentos se inmovilizan con yeso o mediante cirugía, deben encajar lo mejor posible para evitar inestabilidades o desviaciones biomecánicas.

El tratamiento conservador (inmovilización con yeso) de la fractura de tibia y peroné está indicado en roturas aisladas no desplazadas mientras que el tratamiento quirúrgico (fijación externa) se realiza cuando el hueso se desplaza de su posición.

En el caso de la cirugía se incluyen la colocación de una placa metálica con tornillos, colocación de una varilla en la mitad inferior del hueso, clavos metálicos a través del hueso mediante fijación externa o tornillos.

En el caso del tratamiento conservador de esta lesión se debe tener cuidado con la postura, elevar el miembro, evitar la rotación de la articulación y realizar ejercicios indicados para la parte superior. Tras la inmovilización son recomendable los baños que alternen el frío y el calor, masajear el miembro circulatorio y aplicar un vendaje tubular elástico.

En caso de que el tratamiento de rotura sea mediante cirugía, el período de reeducación es de 0 a 21 días, el período de deambulación tiene lugar a partir de los 21 días y el período de apoyo completo cuando la consolidación haya sido obtenida.

De media el período de recuperación de esta lesión es de dos meses, aunque depende de muchos factores entre los que se incluyen la localización de la lesión, la alineación y la edad del paciente entre otros. Una vez curada la rotura es imprescindible recuperar la fuerza y la flexibilidad de los músculos de la pierna. Por tanto la rehabilitación incluye la realización de ejercicios de amplitud y movimiento además de la aplicación de magnetoterapia para acelerar el proceso. Se deben trabajar isométricamente los músculos del muslo.

Además puede prevenir las lesiones en tibia y peroné fortaleciendo los músculos, usando protectores si va a realizar alguna actividad física, y llevando una dieta con alto contenido en calcio y vitamina D.


Fractura de tibia y peroné.

Tratamientos Relacionados con Fractura de tibia y peroné

Centros Especializados en Fractura de tibia y peroné

Noticias Relacionadas con Fractura de tibia y peroné

Última actualización: 27/11/2014
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales