Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Lesiones musculares y articulares

¿Sientes de repente un dolor o una molestia? Encuentra información sobre los síntomas y causas de lesiones más comunes. También sabrás cómo prevenir y tratar cada lesión.

Debilitamiento del suelo pélvico

¿Qué es el suelo pélvico?
El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos situados en la parte inferior del abdomen. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero y recto) en la posición adecuada para un normal funcionamiento.
El suelo pélvico se mantiene a la tensión adecuada gracias a los ligamentos de sostén que unen las estructuras óseas con los órganos pélvicos. Se adapta a nuestro movimiento y cambios de postura. Cuando el suelo pélvico se debilita deja de cumplir su función, lo cual puede repercutir en pérdidas de orina.

Sus funciones principales son:
- Sostener la parte baja del abdomen: Este sostén se refuerza en las circunstancias de esfuerzo, empuje y aumento de volumen y peso de las vísceras. Especialmente relacionado con la capacidad contráctil de los músculos.

- Ejercer como “paso”, hacia el interior o el exterior, siendo posible gracias a la elasticidad de las estructuras.


¿Cuáles son las causas del debilitamiento del suelo pélvico?
Depende de la persona, pero las causas más comunes son la obesidad, la tos crónica, la práctica de deportes de impacto, la menopausia, determinadas intervenciones quirúrgicas y el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas del debilitamiento del suelo pélvico?
El síntoma principal es la pérdida de orina. Se produce en la ejecución de actividades cotidianas tales como reír, toser, saltar o correr.

¿Cuál es el tratamiento?
La mejor manera de evitar que el suelo pélvico se debilite es la prevención. Por eso se recomienda realizar ejercicios de Kegel que consisten en la contracción y relajación del músculo pubococcígeo. Las mujeres pueden empezar a fortalecer el suelo pélvico a cualquier edad y en cualquier etapa de su vida. Es una zona muscular que no está expuesta al ejercicio natural, por lo que el ejercicio debe ser específico y voluntario.

Se pueden realizar ejercicios de fortalecimiento durante el embarazo, esto puede ayudar a evitar o disminuir la incontinencia urinaria, incrementar la circulación sanguínea en la zona, facilitar el parto y volver a las actividades normales.

El fortalecimiento del suelo pélvico:

- Evita el prolapso del útero, vejiga y otros órganos de la zona
- Incrementa el placer sexual
- Evita la incontinencia urinaria

Suelo pélvico
Última actualización: 17/08/2018
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales