Creado por Esteban Arostegui

Prendas electromagnéticas contra el dolor

Desde la uña del dedo gordo del pie hasta el último pelo de la coronilla. Llegada una edad, nos duele todo. La artrosis, la artritis, la epicondilitis (el comúnmente conocido como codo de tenista), la lumbalgia y las malditas tendinitis se convierten en palabras habituales de nuestro diccionario personal con el paso de los años. Los lamentos se repiten a medida que la movilidad se reduce. Las visitas a los médicos se repiten y la falta de resultados desconsuela al más paciente.

Además de los tratamientos clínicos, la fisioterapia y las pastillas, cada vez más gente lo complementa con sistemas ortopédicos de baja compresión con forma anatómica con propiedades electromagnéticas. Es decir, las populares rodilleras, tobilleras, muñequeras, coderas y fajas pero compuestas con filamentos de cobre, zinc y una matriz de silicio. Estos materiales se activan con la sudoración y crean una especie de campo electromagnético que reduce el posible dolor.

Así actúa la magnetoterapia

Estas prendas de magnetoterapia aprovechan la energía producida por nuestra piel

A primera vista pueden parecer las prendas elásticas de toda la vida, pero en este caso están indicadas de forma concreta para el tratamiento del dolor crónico de las articulaciones, los tendones y los músculos. Aquellos que han utilizado sistemas ortopédicos imantados aseguran que los resultados son muy satisfactorios. Los especialistas recomiendan que se usen entre ocho y diez horas al día para mejorar el funcionamiento celular, reducir la inflamación y aliviar el dolor.

Prendas de Magnetoterapia

Prendas de Magnetoterapia: rodilleras, fajas o tobilleras

Magnetoterapia: Técnica ‘culé’

Pero la magnetoterapia va más allá. El Barcelona utiliza esta técnica para la recuperación de sus jugadores. Además de rodilleras, tobilleras o fajas de este tipo, el club cuenta con una máquina (en forma de arco) que ha sido utilizada, entre otros, por David Villa y Thiago Alcántara. Los especialistas explican que este aparato dirige campos magnéticos estáticos o permanentes sobre el cuerpo del paciente.

En el caso del ‘Guaje’, que sufrió una fractura de tibia en el Mundial de Clubes de 2011, los servicios médicos culés esperaban acelerar el crecimiento celular y aumentar la cantidad de glóbulos (rojos y blancos) en la zona lesionada, lo que repercute de forma positiva porque se regeneran los tejidos y agiliza la remodelación ósea. Por su parte, el hispano-brasileño fue sometido a este tratamiento para que se reabsorbiese el edema que sufría en el tercio distal en la tibia derecha.

Ellos no son los únicos que han utilizado estos tratamientos y, entre otros, al motociclista Valentino Rossi le sirvió para volver a competir un mes y medio después de romperse la tibia y el peroné en junio de 2010.