Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies

Lesiones musculares y articulares

¿Sientes de repente un dolor o una molestia? Encuentra información sobre los síntomas y causas de lesiones más comunes. También sabrás cómo prevenir y tratar cada lesión.

Desgarro muscular

Un desgarro muscular es una rotura total o parcial de las fibras musculares producida por un traumatismo o un estiramiento excesivo del músculo, entre otras causas.

¿Qué es un desgarro muscular y cuáles son sus causas?
Un desgarro muscular, también llamado distensión, es una rotura parcial o total de las fibras musculares. Normalmente, los desgarros son el resultado de un fuerte impacto o traumatismo causado por un estiramiento excesivo del músculo o por un esfuerzo superior a lo que puede soportar el músculo sin el debido calentamiento previo. Por lo tanto, es más probable que se produzca al principio de una actividad o práctica deportiva o al seguir realizando ejercicio aunque el músculo esté ya “fatigado”. Además, existen otros factores de riesgo que pueden potenciar la aparición de desgarros musculares como por ejemplo una mala alimentación, una circulación arterial y venosa deficiente, sufrir diabetes o una vida sedentaria.



¿Cuáles son los síntomas de un desgarro muscular?
Un desgarro muscular produce un dolor repentino, agudo e intenso y es común que la zona afectada esté inflamada. En los casos leves, el único síntoma puede ser el dolor pero en los casos más graves, en los que se desgarra todo el músculo, se produce un hematoma debido a la hemorragia interna. Además, cuando el dolor es muy intenso puede aparecer síntomas de shock con mareos y sudor frío, aunque no es frecuente. En todo caso, se recomienda reposar el músculo desgarrado ya que de lo contrario la lesión podría agravarse y la zona dañada quedaría inutilizable durante varios meses.

¿Cómo puedo tratar un desgarro muscular?
Cuando se sufre una rotura muscular en primer lugar se deberá acudir a un especialista para que valore el tipo y grado de lesión, y así poder aconsejar el tratamiento más adecuado a la dolencia presentada. Algunas de las medidas y tratamientos para evitar que el desgarro se agrave y poder aliviar el dolor son los siguientes, además de los que el especialista dictamine:

- Una de las normas más importantes es realizar reposo, es decir, no hacer actividades que causen dolor y no practicar deporte hasta que el dolor haya desaparecido.
- Para reducir la hinchazón y el dolor durante las primeras horas, si no podemos acudir a un centro médico podrá ayudarnos el método RICE: REST (reposo), ICE (hielo), COMPRESSION (compresión) y ELEVATION (elevación). El hielo se aplicará en la zona dañada con un paño de 15 a 20 minutos, cuatro veces al día, durante varios días después de sufrir la lesión.
- El uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos ayudará a reducir el dolor.
- Cuando el dolor agudo ha desaparecido y se está regresando a la actividad cotidiana, es recomendable aplicar calor en la zona.
- Realizar ejercicios ligeros de estiramiento y fortalecimiento, como los ejercicios de propiocepción. Es aconsejable que estos ejercicios se realicen bajo supervisión de un especialista en lesiones.

Desgarro muscular. Distensión muscular. Rotura fibrilar. Rotura muscular

Productos más vendidos en nuestra tienda de Pantorrilleras

   

Articulos Relacionados con Desgarro muscular

Última actualización: 23/04/2014
Regístrate a nuestro Boletín
Mantente informado de lo último en salud y recuperación de lesiones
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
Encuéntranos en Redes Sociales